Anestesiología y medicina preoperatoria

La anestesiología y reanimación es una especialidad de la medicina que realiza:

  • La cura y el manejo del paciente que tiene que recibir un tratamiento quirúrgico antes, durante y después de la cirugía. El anestesiólogo es el médico
  • Especialista responsable de aplicar y administrar técnicas de anestesia general y local regional y controlar al paciente mientras duran sus efectos.
  • La reanimación y el tratamiento intensivo de situaciones graves y de alteración vital, desde la reanimación cardiopulmonar hasta las curas y vigilancia intensivas del enfermo grave médico, quirúrgico y cardiológico.
  • El tratamiento del dolor, desde el dolor agudo postoperatorio hasta el dolor crónico en todos sus niveles.
  • La asistencia para la sedación, anestesia, analgesia en áreas y procedimientos diagnósticos o terapéuticos y en las salas de parto.

Volver a las especialidades

INFORMACIÓN AL PACIENTE DE ANESTESIA

Nos hemos encontrado que muchos pacientes tienen las mismas preguntas antes de una anestesia. A menudo, estas preguntas solo surgen después de haberse visitado con su médico anestesiólogo. Incluso puede tener dudas y preguntas la noche antes de la cirugía. Esperamos que encuentre esta información útil y le ayude a calmar la mayoría de sus temores.

Tenga en cuenta: la información proporcionada en esta página es solo información general que puede no aplicarse si es el caso. Recomendamos que también hable con su médico que le administrará el anestésico si tiene más preguntas.

 ¿Qué tipos de anestesia hay?

El tipo de anestesia (técnica anestésica) depende del tipo de cirugía o procedimiento diagnóstico y de la agresividad para causar dolor en el periodo postoperatorio. La participación del paciente es muy importante en el proceso de elección de la técnica anestésica. El anestesiólogo proporcionará información técnica importante para esta elección y, si hay dudas, podrá aclararlas. A continuación se indican las principales técnicas:

  • La Sedación: funciona como un tranquilizante. Aisladamente, permite que se hagan pequeños procedimientos que generalmente son demasiado incómodos para ser hechos con el paciente despierto. Muchas veces hay que añadir anestésico local. Cuando se ofrece en conjunto con anestesias regionales, permite la realización de procedimientos grandes.
  • La Anestesia General: permite todo tipo de cirugía. Actualmente, los principales anestésicos empleados son rápidamente eliminados, permitiendo que usted despierte en pocos minutos después de acabar una intervención. Durante la anestesia general, usted necesitará ayuda para respirar, ya sea con una máscara facial, laríngea o de intubación traqueal. Cualquiera que sea el dispositivo, tan pronto como no sea necesario, será retirado. Esto suele suceder antes de que usted despierte.
  • Anestesia Regional
  • Bloqueos Espinales: Algunas cirugías torácicas, abdominales, en las caderas o en las piernas pueden ser realizadas con la aplicación de anestésicos directamente (raquianestesia) o indirectamente (epidural) en la espina dorsal. Los nervios son anestesiados por un periodo variable, haciendo que usted no sienta ni mueva las piernas. Como la sensación de anestesia parcial puede ser incómoda, generalmente esta anestesia va acompañada de una sedación. Las técnicas también pueden ser combinadas (raquianestesia + epidural, epidural + general). Los bloqueos espinales también pueden servir para la analgesia del postoperatorio, ya sea con anestésicos de acción prolongada o con analgesia controlada por usted mismo a través de un catéter. Bloqueos Periféricos: Tiene el mismo principio de los bloqueos espinales, pero el anestésico se aplica en un nervio aislado o en un conjunto específico de nervios. La anestesia se puede aplicar en los nervios del hombro, brazo o de la pierna, por ejemplo. Los bloqueos periféricos son excelentes para la analgesia en el postoperatorio, permitiendo que usted quede hasta más de un día sin dolor. Pueden ser aplicados por analgesia en miembros, dedos e incluso a las costillas y en los ojos.
  • Anestesia local: La anestesia local se refiere a dormir temporalmente un área pequeña a la inyectar anestesia local a la piel porque los procedimientos menores, como los cortes de costura, puedan realizarse sin dolor.


¿Puedo solicitar el tipo de anestesia que recibiré?

Sí, pero la selección final depende del tipo de cirugía o procedimiento que hay que realizar. El tipo de anestesia que se usa durante un procedimiento depende de varios factores, incluidos su estado de salud pasado y actual, el tipo de cirugía y los resultados de sus exámenes previos a la cirugía. Puede analizar sus opciones con el médico anestesiólogo. En una emergencia, a menudo no es posible seleccionar el tipo de anestesia que recibirá.

¿Corro algún tipo de riesgo a causa de la anestesia?

Todas las intervenciones quirúrgicas y todas las anestesias comportan algún tipo de riesgo, el cual es muy variable dependiendo, sobre todo, del tipo de intervención y del estado físico previo del paciente. Afortunadamente, los accidentes graves son excepcionales -a pesar de que tienen una gran repercusión social-. Las complicaciones relacionadas con la anestesia han bajado notablemente durante los últimos 25 años, coincidiendo con la incorporación de medicaciones más potentes y seguras y sofisticados sistemas de control y monitorización para ofrecer más seguridad. Así mismo, se ha reducido de forma dramática el número de muertes atribuidas a la anestesia. Actualmente se calcula que el riesgo de muerto directamente causado por la anestesia es de un caso por cada 200.000 procesos – muy menos al riesgo de sufrir un accidente grave de circulación -.

En todo caso, cada paciente y cada intervención comportan un riesgo específico. Pregunte a su médico anestesiólogo sobre las complicaciones particulares que pueden asociarse con su técnica anestésica.

 ¿Sentiré dolor después de la cirugía?

Cualquier operación puede hacer daño, pero el anestesiólogo le proporcionará alivio del dolor por la duración esperada del dolor intenso con analgésicos.

 ¿Qué pasa en quirófano?

El personal de la sala de operaciones generalmente consta de enfermeras, médicos, técnicos y personal de apoyo, según sea necesario. Todos ellos forman parte del equipo de quirófano. Antes de ingresar a quirófano, muchas de estas personas preparan los instrumentos y los medicamentos necesarios para su cirugía específica. Se tiene mucha cura para garantizar la limpieza de la sala de operaciones para reducir el riesgo de tener una infección después de la cirugía. Antes, su cirujano y anestesiólogo pueden hablar con usted para confirmar los detalles de su historial médico o explicar el que puede esperar después de completar la cirugía. Una vez dentro del quirófano, el personal lo conectará con máquinas (denominadas “monitores”) para controlar su presión arterial, frecuencia cardíaca, ritmo cardíaco y asegurarse de respirar. Estos monitores permanecen conectados hasta el final de la cirugía. La lista de verificación de cirugía segura también se realiza. Una vez ‘dormido’ (o sedado si la anestesia regional es la técnica de elección) el personal de la sala de operaciones continúa preparándose para su cirugía. Después de esto, el cirujano se vestirá con batas y guantes estériles y empezará a operar. Durante la operación, hay una enfermera que ayuda al cirujano a trabajar con varios instrumentos. También hay una segunda enfermera (llamada enfermera circulante). Al final de la cirugía, el anestesiólogo lo despertará y lo transportarán en un área de recuperación (llamada sala de recuperación o unidad de recuperación posterior a la anestesia “URPA”). Aquí otro equipo de enfermeras lo atenderá hasta que lo trasladen a su habitación de la unidad de cirugía ambulatoria (UCMA).

Reacciones alérgicas durante la cirugía

  • ¿Qué es una reacción alérgica?

Una reacción alérgica es la respuesta de nuestro sistema inmune a algo que no altera a la mayoría de las otras personas. Hay un espectro de reacciones alérgicas, que van desde reacciones leves, como una erupción cutánea hasta la forma más grave con dificultad para respirar a medida que se cierra el paso del aire. Esta forma más grave y espantosa de reacción alérgica se conoce comúnmente como anafilaxis.

  • ¿Puedo ser alérgico a los agentes anestésicos?

Sí, puede ser alérgico a los agentes anestésicos. La reacción anafiláctica a los agentes anestésicos es afortunadamente rara, oscilando entre 1 cada 5.000 – 25.000 casos. Sin embargo, sigue siendo un problema grave, especialmente porque puede ser difícil para su médico observar los signos de advertencia de reacciones alérgicas habituales, como mareos y dificultad para respirar bajo anestesia. Además, durante un procedimiento quirúrgico, es probable que reciba una amplia variedad de medicamentos. Además de los medicamentos anestésicos, a menudo se administran antibióticos, anticoagulantes, relajantes y productos sanguíneos. La alergia al látex es una alergia cada vez más común al caucho, que generalmente no es grave. Si cree que tiene este tipo de alergia, tiene que informar a su anestesiólogo. Por lo tanto, tiene que informar a su médico sobre cualquier reacción alérgica conocida o posible que pueda haber tenido en el pasado, incluidos los antibióticos, los medicamentos de venta libre, las alergias a los alimentos y los materiales.

  • ¿Si sufro una reacción alérgica en quirófano a uno de los medicamentos ya administrados, que se puede hacer?

Es muy poco probable que sufra daños permanentes, puesto que los anestesiólogos son expertos en el reconocimiento y el tratamiento rápido de las reacciones alérgicas, en particular las que se producen durante la anestesia.

  • ¿Mi familia tiene un historial de deficiencia de pseudocolinesterasa. Esto quiere decir que soy alérgico a los agentes anestésicos?

No, usted no es alérgico a los agentes anestésicos si se sabe que tiene deficiencia de pseudocolinesterasa. De hecho, lo que significa es que uno de los agentes utilizados durante la anestesia, denominado succinilcolina, se descompone muy lentamente y puede durar muchas, muchas horas en lugar de minutos.

Por lo tanto, es importante informarle a su anestesista sobre este trastorno, porque su médico pueda adaptar mejor la anestesia.

  • ¿Qué tengo que hacer si creo que soy alérgico a un agente anestésico?

Los pacientes alérgicos a otros medicamentos, polen y/o alergias estacionales son más propensos a tener otra alergia. Si tiene razones para creer que puede ser alérgico a un agente anestésico, a un antibiótico o al látex, tiene que pensar detenidamente en las reacciones que tuvo al recibir estos agentes y darle toda la información a su anestesiólogo. Si tal medicamento es absolutamente necesario, le dará otros medicamentos para tratar de controlar la respuesta de su cuerpo con la esperanza de evitar que experimente reacciones graves.

  • Soy alérgico a la anestesia local (Dentista)

Es más probable que haya experimentado una reacción a la epinefrina. Este medicamento a menudo se añade a los anestésicos locales utilizados en clínica dental. También las personas a menudo experimentan ataques vasovagals en la clínica del dentista. En general, las reacciones alérgicas graves que provocan desmayos o pérdida de la conciencia vienen precedidas de picor intenso, enrojecimiento y abultamiento en algunas áreas del cuerpo, erupción cutánea o urticarias, secreción nasal, picor en los ojos y más tarde, sensación de mareo seguido de desmayos.

Efectos secundarios comunes y riesgos menores asociados con la anestesia

Los efectos adversos y las complicaciones graves son muy raros, pero existe la posibilidad.

El riesgo variará de acuerdo con su salud por adelantado y la gravedad de su operación.

La posibilidad de que una persona sana muera como resultado de la anestesia probablemente esté entre 1 a 200.000 y 1 a 400.000. Esto es ciertamente comparable con los riesgos de los viajes comerciales en avión y mucho más seguro que viajar en automóvil.

Algunos de los más efectos indeseables más comunes se discuten a continuación:

  • Náuseas y vómitos postoperatorios

Las náuseas y los vómitos postoperatorios (NVPO para abreviar) son uno de los efectos secundarios más comunes que ocurren durante las primeras 24 horas después de la cirugía. Afecta el 20 – 30% de los pacientes. Para los adultos, hay muchos factores que aumentan el riesgo de tener NVPO. En primer lugar, ser mujer, no fumar y tener un historial de NVPO después de una cirugía previa.

Algunas drogas anestésicas y analgésicos, en general los gases que lo mantienen dormido, los analgésicos similares a la morfina (llamados opioides en términos médicos).
El analgésico similar a la morfina, utilizado para el alivio del dolor después de la cirugía, hace un buen trabajo para aliviar el dolor pero son una razón común para las náuseas en el primero y segundo día después de la cirugía.

Finalmente, se sabe que algunas cirugías comportan un alto riesgo de NVPO. Estos incluyen cirugía en el oído o los intestinos y la cirugía laparoscópica, sobre todo para intervenciones ginecológicas.

¿Se pueden prevenir y/o tratar?

Es importante informarle a su anestesiólogo que tuvo este problema en el pasado. Su médico puede elegir una forma diferente de administrar la anestesia. Cuando sea posible, una anestesia regional (donde los analgésicos ‘gases’ y ‘morfina’ no son necesarios) reduce significativamente el riesgo de tener NVPO en las primeras horas después de la cirugía.

  • Dolor de garganta

Dolor de garganta y ronquera en las primeras horas o días después de la anestesia se produce hasta un 40% de los pacientes.

  • ¿Quién está en riesgo?
  • ¿Se puede prevenir y/o tratar?

Tener un anestésico regional evitará completamente este problema. Sin embargo, si necesita anestesia general, su anestesiólogo puede elegir una medida más pequeña para el dispositivo utilizado para ayudarlo a respirar durante la cirugía. También se ha demostrado que algunos medicamentos son beneficiosos, como un medicamento para congelar o un medicamento antiinflamatorio. Además, del uso de algunas sustancias de venta libre cómo Tantum® o Strepsils®, puede ayudar a aliviar el dolor agudo del cuello.

  • Daño en los dientes

El daño en los dientes es una complicación rara pero muy desafortunada de la anestesia general, que pasa aproximadamente en 1:2.000 casos. Los dientes más frecuentemente lesionados son los que están a la parte frontal superior (los incisivos superiores) sobre todo si están en mal estado.

  • ¿Quién está en riesgo?

Los pacientes con mayor riesgo de lesiones dentales son aquellos con mala salud dental y donde el anestesiólogo ha tenido dificultad para “introducir el tubo de respiración” (el que se conoce como “intubación difícil”).

  • ¿Se puede prevenir?

A pesar de que los anestesistas siempre son muy cuidadosos, la prevención del daño dental no siempre es posible. Se han utilizado varios dispositivos, como protectores bucales y mordedores, pero no ofrecen ninguna garantía. Además, estos dispositivos pueden hacer que sea más difícil situar el tubo de respiración.

  • Temblor / Escalofríos.

El temblor después de un anestésico pasa a la fase de recuperación temprana después de la anestesia en aproximadamente el 25-50% de los pacientes.
El enfriamiento es la causa más común. Otras causas incluyen dolor, fiebre y estrés.

  • Confusión
  • Resfriado.
  • Somnolencia.
  • Dolores musculares.
  • Los efectos secundarios de la anestesia regional incluyen:
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de espalda
  • Problemas para orinar
  • Hematomas bajo la piel donde se ha inyectado el medicamento
  • Daño nervioso (esto es raro)